Zapatos de tacón y las consecuencias para la salud del pie

Zapatos de tacón y las consecuencias para la salud del pie

El uso de zapatillas entre las mujeres está muy generalizado; ya sea para salir a una fiesta, dentro de la jornada laboral y hasta para usarlo en una reunión casual; es el accesorio preferido para cualquier ocasión, ya que brinda un toque femenino, añade altura y estiliza visualmente el cuerpo.

Pero al usarlos, se puede presentar cierta incomodidad o dolencias después de cierto tiempo. Esto puede ser causado por el tipo de horma, altura de tacón y forma, así como el uso de la talla incorrecta, entre otras posibles causas. y son problemas que la mayoría de las personas que los usan presentan.

El daño producido por el empleo de zapatos de tacón es real y llega a ocasionar riesgos en la salud de nuestros pies, y estructura ósea en general. Estas son algunas de las lesiones más habituales a las que puedes enfrentarte; además, te compartimos recomendaciones para usar la altura de tacón más apropiada y así evitar afecciones.

Peligro y lesiones habituales

Los podólogos siempre advierten  a los pacientes que el uso frecuente de los tacones altera las fases de la marcha al andar; su efecto principal es la dificultad de caminar y consecuente la mala postura y la pérdida del equilibrio.

La lesión principal provocada por el uso de tacones es el esguince de tobillo, sin embargo, el daño también pueden extenderse a otras articulaciones o hasta a la cadera. Sus efectos son negativos en las mujeres de edad adulta, pero podrían empeorar aún más en las adolescentes, ya que su cuerpo aún no está completamente formado y al usar el tacón, se puede producir deformidades en los pies, mala pisada, incluso la desviación de la columna por el adelantamiento de la cabeza.

El uso de tacones no solo modifica el equilibrio de nuestro cuerpo, también produce sobrecarga de peso en los distintos puntos. Al estar elaborados para que los dedos de los pies apunten hacia abajo y proporcionen una apariencia de piernas más largas y atractivas, pueden provocar una presión excesiva en la bola del pie. Esto pasa porque los dedos de los pies no deben presionar para pisar el suelo y uso de este calzado mueve el relleno de la mencionada bola del pie y añade presión en los huesos del metatarso.

Además, entre más alto uses tus tacones, más grave será la metatarsalgia y la presión puede hacerse más grande con el paso del tiempo, originando fracturas por el estrés en las articulaciones.

El uso algo prolongado o frecuente, podrían ocasionarnos deformidades en las uñas del pie, debido al deslizamiento de los dedos, ya que cuando se atascan en el frente, los dedos y las uñas se amontonan y al rozar provocan deformidades, sino que también hacen propensas a tus uñas a las infecciones por hongos como la onicomicosis.  

¿Qué tipo de zapato de tacón es más recomendable calzar? 

El zapato más adecuado para calzar es aquel que se adapta al pie y  posibilita el movimiento de las articulaciones. Por ello, es sumamente recomendable someterse al estudio biomédico de la pisada para poder observar el estado del pie. En función de los resultados que arroje el diagnóstico, se podrían adaptar el uso de plantillas si fuera necesario, además de un asesoramiento en la elección del próximo calzado a adquirir.

En lo relacionado a los zapatos de tacón no todo vale. A rangos generales, es más aconsejable calzar tacones capaces de sujetar adecuadamente los pies; la altura no debe ser demasiado alta, deben favorecer el equilibrio y es necesario que la base sea lo más ancha posible. Es realmente importante el uso de los tacones para ciertas ocasiones, pero es mejor que solamente se usen para ello y por periodos cortos.

Si ya se tiene una presión un tanto molesta en los pies, es importante visitar a un especialista lo antes posible. También puedes acudir para pedir asesoramiento en el tipo de calzado adecuado para las necesidades de tus pies. 

Agenda tu cita
Escribe el día y la hora para agendar tu citaFootcareWhatsApp