Diferencias entre plantillas personalizadas y plantillas genéricas

Diferencias entre plantillas personalizadas y plantillas genéricas

Estas son las claves que te ayudarán a diferenciar una plantilla genérica, que podemos obtener en cualquier tienda deportiva o incluso en algunas ortopédicas, frente a las plantillas personalizadas realizadas por un podólogo especialista en biomecánica.

El grupo de plantillas genéricas son las que se pueden adquirir en una farmacia o en un supermercado; estas plantillas están en el nivel más bajo de efectividad, pues no tienen ningún tipo de estudio biomecánico asociado para determinar si la plantilla es adecuada en la mejora de la patología del usuario.

En muchas ocasiones, encontramos plantillas genéricas dirigidas a tratar metatarsalgias, fascitis, espolones juanetes, patologías muy comunes que necesitan un diagnóstico mediante un estudio biomecánico y, que la única finalidad que tienen dichas plantillas, es proporcionar amortiguación.

En la mayoría de las casos, cualquier patología del pie necesita algo más que amortiguación para mejorar en sintomatología dolorosa.

En podología se han realizado plantillas personalizadas desde hace décadas, asociadas a un estudio biomecánico del pie y de la extremidad inferior. Siempre se ha intentado que la plantilla solucione un problema determinado, aunque a esas plantillas de antaño hoy se les considera dentro del grupo de las genéricas, pues tienen geometrías estandarizadas. Gracias a la aparición de nuevos materiales y a las nuevas tecnologías de fabricación, la forma de producirlas ha variado a lo largo de los años, y con ello se ha mejorado sustancialmente el nivel de personalización y efectividad.

Realizar una plantilla compuesta por una serie de elementos genéricos, hace algunas décadas era el máximo nivel de personalización que existía en la podología. Es verdad que las plantillas eran efectivas y mejoraban diversas patologías, por lo que se siguen usando hoy en día para algunos problemas leves, aunque actualmente están cayendo en desuso debido a su menor efectividad.

A continuación, vamos a exponer algunos aspectos sobre cómo se fabrican estas plantillas que hoy en día consideramos dentro del grupo de las genéricas, así como las plantillas personalizadas.

Plantillas genéricas

Normalmente existe una base de palmilla sobre la que se adhieren, mediante pegamento, una serie de elementos prefabricados. Estos elementos  no están hechos a la medida de ningún pie en especial, sino que son genéricos y tienen diferente altura o densidad en función del efecto que queramos conseguir. Puede ser diferente la plantilla derecha de la plantilla izquierda, pero siempre estará compuesto de elementos genéricos, que no dejan de ser piezas fabricadas en serie, con una forma determinada. El nivel de adaptación de la plantilla a la anatomía del pie del paciente es bajo y la función biomecánica de corrección puede ser insuficiente en algunas patologías.

Plantillas personalizadas

Si hablamos del grupo de plantillas personalizadas, en primer lugar, siempre están condicionadas a los datos obtenidos en un estudio biomecánico de la marcha, carrera o gesto deportivo realizado por un podólogo especialista en biomecánica. 

Dentro del proceso de confección de la plantilla personalizada, el primer paso es la obtención de un molde plantar del paciente. Se puede realizar de diferentes formas, desde un molde de yeso hasta un escáner tridimensional del pie del pacienteSea cual sea la forma es a través de este desde el que se va a obtener la pieza que constituirá la base de la plantilla. 

Aunque todas las distintas formas de obtener el molde suponen que la plantilla sea personalizada, existe un mayor potencial de desarrollo con una impresión 3D que se amolde a tu pie perfectamente; un sistema patentado para crear una plantilla justo a la medida

Esta tecnología posee moldes digitales obtenidos en tres dimensiones, con el cuál se puede dar un paso más y aplicar los datos informáticos obtenidos mediante tecnología de análisis biomecánico, el aparato realiza correcciones determinadas en el archivo digital del mundo del pie y en las propias plantillas antes de ser fabricadas. 

Cabe destacar que la evidencia científica a lo largo de los años ha demostrado que las plantillas personalizadas son más resolutivas en la patología de cualquier paciente. Por lo que, los tratamientos mediante plantillas deben ser siempre realizados por un podólogo y mediante plantillas que se encuentran en el nivel más alto de personalización.

Agenda tu cita
Escribe el día y la hora para agendar tu citaFootcareWhatsApp